Gran trinidad de la alegría

1997
Clarinete
Piano
Violonchelo

El planteamiento inicial de al obra es el intento de una recreación de lo visual en música y viceversa, esto es, la traduccón plástica de un fenómeno musical. La obra consta de cinco secciones que se corresponden con cinco dibujos geométricos diferentes. Las diferentes direcciones de las líneas se traducen en la música en diferentes tipos de compás. Por otra parte, cada dibujo se basa en tres colores que representan la traducción visual de los eventos de los tres instrumentos. Durante la composición de la obra no fue sólo el dibujo el que fue traducido en música, sino que también una determinada idea musical fue llevada al dibujo. Lo visual puede servir como guía para seguir el hilo de la música, y a su vez, la musical constituye una traducción sonora del dibujo. Sin embargo este hecho es ciertamente paradójico, dado que lo visual es básicamente atemporal y lo musical sólo en el tiempo puede tener lugar. Si contemplamos ambos fenómenos por separado no tienen nada que ver aunque en su origen sean, por así decirlo, uno solo. El título proviene de un pasaje de Nietzsche del libro "der Wanderer und seine Schatten" (el caminante y su sombra).

Alberto Hortigüela