Hindemith, Paul

Alemania
1895
1963

Hindemith es considerado como uno de los músicos alemanes más importantes del siglo XX. Sus primeras obras son todavía de inspiración romántica (como el Cuarteto en do mayor o la Lustige Sinfonietta), y muestran la influencia de Johannes Brahms y de Max Reger; pasó después por una etapa expresionista, similar en su estilo a la del joven Schönberg. Más tarde desarrolló un estilo propio, que algunos consideraron (todavía hoy) de difícil comprensión. Ha sido descrito como neoclasicismo, pero es muy diferente al de las obras de Ígor Stravinski denominadas del mismo modo, estando su estilo mucho más cerca del estilo contrapuntístico barroco de Bach que de la claridad clásica de Mozart.

En la etapa expresionista de Hindemith destacan numerosas obras de cámara y canciones como el ciclo Muerte de la muerte, pero sobre todo se hizo célebre por una serie de óperas cortas, con libretos a menudo escandalosos que hicieron que adquiriera fama de compositor provocativo, y que fueron compuestas entre 1920 y 1923. Estas obras son Asesinos, esperanza de las mujeres, sobre texto del pintor Oskar Kokoschka, la comedia burlesca Nuschi-nuschi, y Sancta Sussana. A medida que avanzaban los años 20, su estilo expresionista se va acercando cada vez más al clasicismo basado en el contrapuntismo barroco. Su primera obra en este estilo es Marienleben (Vida de María, 1923), un extraordinario ciclo de canciones basado en poemas de Rainer Maria Rilke. Este nuevo estilo aparece también en una serie de obras llamada Kammermusik (‘música de cámara’) que datan de 1922 a 1927. Cada una de estas piezas fue escrita para un conjunto diferente de instrumentos (siendo algunos de estas agrupaciones completamente atípicas). Por ejemplo, la Kammermusik n.º 6, es un concierto para viola d'amore, un instrumento que había caído en desuso desde finales de la época barroca. Hindemith siguió componiendo durante toda su vida para este tipo de conjuntos, produciendo una sonata para contrabajo y piano en 1949, por ejemplo. En este estilo creó también algunas óperas importantes: Cardillac (1926), que fue considerada el mejor ejemplo de ópera alemana del neoclasicismo, la brevísima Ida y Vuelta (1928) y Noticias del día (1930). El libreto de esta última ópera enfureció personalmente a Adolf Hitler, a pesar de que en su momento fue un éxito, y su estilo cercano a veces al jazz, la comedia musical y el cabaret llegó a influir en obras de Arnold Schönberg (Von heute auf Morgen) y de Alban Berg (Lulú).

También durante los años 30 Hindemith comenzó a escribir cada vez más para grandes conjuntos orquestales, con obras como Música concertante para cuerdas y metal (1930) o el Concierto Filarmónico (1932). En 1933-35, escribió su ópera Mathis der Maler (‘Matías el pintor’), basada en la vida del pintor renacentista alemán Matthias Grünewald, sobre un libreto propio. Es considerada su mayor logro en el terreno de la ópera, y la sinfonía Mathis der Maler, basada en pasajes instrumentales de la misma, es una de sus obras más apreciadas.

Hindemith, como Kurt Weill y Ernst Krenek, escribió Gebrauchsmusik (‘música útil’), o sea música con un propósito político y social preciso, e incluso pensada para ser tocada por aficionados. Un ejemplo es su Trauermusik (‘música fúnebre’), escrita en 1936. Hindemith estaba preparando un concierto para la BBC cuando se enteró de la muerte del rey Jorge V. Rápidamente compuso esta pieza para viola y orquesta de cuerda, que fue interpretada el mismo día. Más tarde Hindemith rechazó el término Gebrauchsmusik, considerándolo equívoco. Por otra parte, Hindemith escribió sonatas de cámara para prácticamente todos los instrumentos, que suponen excelentes ejercicios sin renunciar a un lenguaje propio de la música contemporánea, por lo que es un compositor conocido entre los estudiantes de cualquier instrumento.

A finales de los 30, Hindemith escribió un tratado de música titulado El arte de la composición musical en el que clasifica todos los intervalos musicales, desde el más consonante al más disonante. Este texto fija la técnica compositiva de Hindemith, que siguió usando el resto de su vida. Por otra parte este libro es el más conocido entre las numerosas obras teóricas que escribió durante toda su vida, por las que es considerado uno de los musicólogos más importantes del siglo XX.

Su obra para piano Ludus Tonalis (1942) es un claro ejemplo del uso de la nueva clasificación de los intervalos. Contiene doce fugas, a la manera de Johann Sebastian Bach, conectadas entre sí por un interludio durante el que la música se desplaza desde la tonalidad de la fuga precedente a la de la fuga siguiente.

No obstante, todas las obras posteriores a 1935 muestran que en Hindemith se produce una ruptura en ese momento, debido quizá a las presiones políticas de que fue objeto. Su estilo neoclásico se hace más tradicional, y empieza a componer de forma sistemática basándose en su tratado. También revisa y publica nuevas versiones de muchas de sus más importantes obras anteriores, revisiones en las que cambia sustancialmente el contenido original, por lo que siempre es más aconsejable escuchar las primeras versiones de estas obras. La obra más famosa de Hindemith en esta época probablemente son las Metamorfosis sinfónicas sobre un tema de Carl Maria von Weber, escritas en 1943. En esta composición, Hindemith se sirve de melodías de Carl Maria von Weber, sobre todo duetos para piano, pero también de un tema de la obertura de su música incidental para Turandot de Schiller. En su último periodo, encontramos en su música una mezcla entre este neoclasicismo tardío y un lenguaje bastante cerebral, complejo y nada accesible, basado muchas veces en la aplicación directa de su procedimiento armónico. La obra más destacable de esta época fue la ópera Armonía del mundo (1953), basada en la vida del astrónomo Johannes Kepler.